Kbox

La deshidratación de lodos de aguas residuales es el proceso de separación del líquido contenido en materia sólida (seca).

La solución K-BOX reduce el volumen de fango en un factor de 10 gracias a un proceso automatizado simple que utiliza recursos (en términos de electricidad y reactivos) en comparación con el uso de una prensa de filtro o una centrifugadora.

El lodo líquido se coagula y luego se flocula inyectando dos reactivos específicos para cada
proceso, definidos en el laboratorio.

Los flóculos que se forman se densifican y crecen en una cámara de maduración antes de
inyectarse en la prensa.

    El lodo floculado se inyecta en una o varias prensas, cada una de las cuales está compuesta por:

  • Un husillo sinfin de poca velocidad de rotación
  • Un tambor formado por dos anillos móviles

El husillo hace descender el lodo y que los anillos se deslicen entre ellos, lo que permite que se separen las partes líquida y sólida y garantiza una autolimpieza continua.
El lodo deshidratado y granulable se puede recoger en una saca o en un volquete basculante mediante una cinta transportadora opcional. En cuanto a los filtrados, se recogen y se vuelven a envíar al principio de la estación de tratamiento.

Todos los equipos se instalan en un contenedor marítimo para una conexión inmediata a las
instalaciones existentes, ocupando un espacio definido.

  • Una evaluación muy convincente: lodo granulable con una sequedad del 15% al 18%
  • Solución compacta, de enchufar y usar, que exige pocos recursos.
  • Un sistema automatizado y fácil de utilizar
  • Desgaste reducido debido a la baja velocidad de rotación
  • Rango de tratamiento de 3 a 30kgMS/h
  • Limpieza mecánica continua de los filtros
  • Selección idividualizada de reactivos

   FICHE_K-BOX.pdf

Lechos de secado de cañas plantadas (PRDB)

Las cañas se plantan en la superficie del lecho, que cubren densamente. Desarrollan una red de raíces, similar a un sistema de drenaje, que se propaga durante la acumulación constante de lodo a través de la altura de la capa (generalmente, más de un metro). La materia disuelta se descompone debido a la biomasa de bacterias aeróbicas en el medio filtrante, así como en el lecho sedimentado que se acumula en la superficie.
los lechos deben limpiarse del exceso de lodo seco y mineralizado cada 5 a 8 años.

  • Dimensionamiento:

El principal núcleo detrás del dimensionamiento es la tasa de carga anual de materia seca por m2 que el sistema puede manejar.
Los lechos de secado generalmente se dividen en compartimentos para distribuir el drenaje y dejar que el lecho se seque.

  • Ventajas:
El proceso de secado en lechos de caña sembrados consume muy poca energía y transforma el lodo en suelo húmedo (15% a 35% de material sólido seco) que es fácil de transportar, compostar y almacenar en las cabeceras agrícolas.